Significado del trabajo en Cáncer

////Significado del trabajo en Cáncer

Significado del trabajo en Cáncer

En Cáncer, Hércules refundirá los aspectos alcanzados hasta ahora: el control mental en Aries, el dominio del deseo en Tauro y la superación de la dualidad en Géminis. Para ello deberá trascender el espejismo proveniente de la personalidad.
En el camino del discípulado, tan sólo cuando el aspirante logra abrir su corazón al devenir de la vida logrará que fluya la sabiduría de la intuición. Esta apertura de conciencia va dibujándose en la ruta que va desde nuestro instinto al intelecto y de éste último a la intuición.

El aspirante espiritual ya conoce la dirección, ya acumula experiencias y conocimientos, pero en el trabajo, el poder de elección sigue residiendo en la mente y por ello, seguirá errando hasta que logre canalizar la sabiduría a través del corazón.
El cuarto trabajo entraña una prueba aparentemente muy simple pero que exigirá de Hércules la conexión con su Alma para superarla.

La prueba consistía en capturar a la Gama o Cierva de Cerinía, comúnmente llamada la cierva de los cuernos de oro, y depositarla en el santuario o templo sagrado de Micenas.
La caza de la cierva, en la tradición mística, simboliza la persecución de la sabiduría. Etimológicamente “cierva” significa aquello que debe ser capturado, poseyendo un carácter esquivo y difícil de aprisionar.

La Cierva de Cerinía poseía cuernos de oro y patas de bronce.
Las patas de bronce de la cierva evocan un significado ambivalente: el bronce, por el hecho de ser sagrado, y residir en las patas, mantiene a la sabiduría alejada del mundo profano; pero por otro lado, el hecho de ser una aleación de estaño o plata y cobre, evoca a la Luna y al Sol, al Agua y al fuego, conectando a la sabiduría con los cuatro primeros reinos.
El cuerno posee el sentido de eminencia, de elevación, de poder. El oro, considerado como el más precioso de los metales, es un símbolo de todo aquello que posea el máximo valor o que resulte más dificil de conseguir. Los cuernos de oro, por su ramificación y color dorado simbolizan el Árbol de la Vida.

Si a través del Árbol del Conocimiento, mediante la mente, el hombre accedió a su individualidad, a través del Árbol de la Vida, mediante la sabiduría, el hombre accederá a su divinidad.
Por otro lado, la cornamenta del ciervo periódicamente se renueva, aludiendo pues a la fecundidad, a los ritmos de crecimiento y a los renacimientos.

Cáncer es el signo del nacimiento físico en el cual, el hombre, ha de completar su trabajo de encarnación y manifestación en la cuádruple naturaleza, ha de emerger de la masa, de su carácter instintivo, guiado por el intelecto ha de desarrollar su autoconciencia para alcanzar finalmente esa elusiva, sensible y escondida intuición espiritual e iniciar el solitario camino del discipulado.
Nada más comenzar la prueba, Hércules se encuentra con Artemisa, la diosa de la Luna y con Diana, la diosa de la caza, ambas reclamando para sí la propiedad de la cierva.

Artemisa simboliza al carácter instintivo y Diana simboliza al intelecto. Pero es muy curioso resaltar que en la tradición greco-romana, Artemisa y Diana son la misma diosa: Artemisa para los griegos y Diana para los romanos. Por ello, podemos sugerir que ambas diosas estan aludiendo a nuestro aspecto Kama-manas. Este aspecto es una mezcla de dos principios: el Kama (deseo) y el Manas (mente). Es el aspecto que guía a la mayoría de hombres y mujeres en su vida cotidiana actualmente.
Podemos interpretar pues que este trabajo muestra que la condición kama-manásica del hombre (Artemisa y Diana) pretende convencernos que solamente en ella reside la sabiduría. De esta forma, por doquier observamos la eterna y frustante persecución de la felicidad a través de sentimientos, emociones, ideas, creencias, etc.
Así, cuando en el mito leemos:

Artemisa y Diana seguían los movimientos de la cierva y, cuando la causa esperada surgía, cada una de ellas engañaba a Hércules, buscando frustrar sus esfuerzos. Él perseguía a la cierva de un punto a otro y cada una de ellas con sutileza le engañaba. Y esto lo hicieron una y otra vez.
Claramente nos vemos reflejados: habitualmente somos engañados por el espejismo de nuestros deseos impidiendo el acceso a nuestra sabiduría divina.

Más adelante continúa:

Así, por espacio de todo un año, Hércules siguió a la cierva de lugar en lugar, atrapando ligeros reflejos de su forma, sólo para encontrar que en la espesura de los bosques profundos la había perdido.

… es el acaecer del aspirante espiritual.
Pero, leemos que,

De colina en colina y de bosque en bosque, la persiguió hasta muy cerca de un tranquilo estanque donde, de cuerpo entero, sobre la hierba no hollada, la vio durmiendo, cansada de su carrera

Es decir, cuando conseguimos aquietar el deseo (un tranquilo estanque) y anulamos el control de la mente (la vio durmiendo) encontraremos a la sabiduría en una dimensión desconocida hasta ahora (sobre la hierba no hollada).

El relato continúa:

Con paso silencioso, extendida mano y ojo inmutable, él disparó una flecha hacia la gama y la hirió en su pata. Estimulando toda la voluntad de la que estaba poseído, se acercó más, y no obstante la cierva no se movió

Una sola ruta conduce a la sabiduría, está en nosotros el saberla elegir. La flecha es símbolo de penetración, de apertura, que abre un orificio para que emane la luz. La flecha también simboliza al pensamiento, la flecha es como una proyección del arquero, una anticipación mental de la conquista de un bien que todavía está fuera de nuestro alcance.

La flecha alcanza un blanco determinado e indica el fin de un proceso, en este caso, de la búsqueda de la sabiduría a mediante el instinto o del intelecto:

“La búsqueda ha terminado”, cantó en voz alta. “Dentro de la más espesa oscuridad fui conducido, y no encontré a la cierva. Dentro de los profundamente oscuros bosques sorteé mi camino, pero no encontré a la gama; y sobre las llanuras monótonas y las soledades áridas y los desiertos salvajes, me esforcé hacia la gama, sin embargo, no la encontré. A cada sitio que llegaba, las doncellas desviaban mis pasos, pero aún persistí y ¡ahora la cierva es mía! ¡la cierva es mía! … La gama es mía, mía por la larga búsqueda y el largo viaje, y mía asimismo porque yo la sostengo cerca de mi corazón

Cuando las ráfagas de la intuición comienzan a penetrar en el discípulo, en un primer momento éste no suele apreciar que aún sigue marcado por el pulso de su instinto y marcado, aún levemente, por el deseo.
El mito nos relata cómo posteriormente Hércules cargó a la gama en sus brazos, cerca de su corazón para llevarla al templo. La voz de la sabiduría sólo puede fluir a través del corazón.

El instinto no procura atisbos de sabiduría, por ello, en el mito, Artemisa no puede entrar en el templo. El intelecto, como mente inferior, puede vislumbrar tan sólo su contraparte superior, de la que fluye la intuición, por ello, Diana puede entrar brevemente al templo sólo para observar:

El Dios Sol habló desde el lugar sagrado. “El espíritu de la gama permanece conmigo desde toda la eternidad, aquí en el centro del sagrado santuario. Tú no puedes entrar aquí ¡oh, Artemisa! y sabes que yo digo la verdad. Diana, esa hada cazadora del Señor, puede entrar por un momento y decirte lo que vea”.
Una vez finalizada la prueba el Maestro indicó a Hércules que volviera de nuevo al portal de entrada de este trabajo. De nuevo divisó la figura de la cierva en una colina cercana al templo, lo cual hizo dudar a Hércules si realmente había superado la prueba.

Y desde la Cámara del Concilio del Señor, donde se sienta el Gran Presidente, llegó una voz:
“Muchas y todavía muchas veces deben todos los hijos de los hombres, que son los hijos de Dios, buscar al cervatillo de la cornamenta de oro y llevarlo al lugar sagrado; muchas y todavía muchas veces”.

Betania
2014

By |2017-03-13T21:00:17+00:00abril 12th, 2015|Cáncer, Hércules|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.